BCV Guayana
Concurso Público Nacional para la Subsede Guayana del Banco Central de Venezuela
Competition for the Banco Central de Venezuela Guayana Headquarters
Puerto Ordaz, Estado Bolívar, Venezuela.
2015

Segundo Lugar en el Concurso de Proyectos

Proyecto /// Project: adjkm + Montemayor Arquitectos + VEPICA
Equipo /// Team: Alejandro Méndez, Daniel Otero, Khristian Ceballos, Mawarí Núñez, Silvia Caradonna, Felipe Montemayor y Juan Montemayor.
Imagen Nocturna /// Night Rendering: Ángel Estrella.
Organizadores /// Organizers: Banco Central de Venezuela.
Fase /// Phase: Concurso Nacional.
Superficie /// Surface: 120000 m².

Guayana, base y soporte del BCV.
La propuesta para la Subsede Guayana del Banco Central de Venezuela se centra y se arma a partir de los recursos naturales que tiene nuestra tierra, emergen del suelo y representan la cultura y la gente, pilares esenciales para que tenga sentido la institución.

La propuesta guarda una armonía en relación al contexto urbano transmitiendo a todos sus accionistas, el pueblo venezolano, una idea apropiada de su solidez, su sentido de integración a la sociedad a la que pertenece, y su probada capacidad de aportar a la comunidad una prédica constante de coexistencia, conservación y disfrute de los dones de la naturaleza.

Una Plaza Cubierta para la ciudad.
La propuesta integra su entorno inmediato a la dinámica urbana a través de una Plaza Cubierta que alberga los diferentes programas culturales del complejo. El objetivo principal de la propuesta es crear lugares de encuentro y una extensión del espacio público dentro del edificio.

La Plaza Cubierta se forma entre grandes volúmenes minerales que albergan el programa público y los distintos accesos privados; y a través de los patios, texturas minerales, espejos de agua y vegetación interna el visitante accede al edifico e invita al intérprete, al espectador, a actos continuos y continuados de participación. Un proceso abierto de percepción y de reflexión diarias.

La edificación, programa y función.
La propuesta se divide claramente en dos cuerpos: un cuerpo bajo donde se encuentran los distintos accesos separados según usos, y un cuerpo alto donde se encuentra la extensión de aulas del Centro de Formación y la Torre de Oficinas donde se encuentra el programa administrativo.

El edificio principal se presenta como un paralelepípedo ortogonal penetrado por cuatro cavidades principales, cuatro núcleos de circulación vertical ubicados en las esquinas del volumen permiten un flujo rápido y correcto del personal que en él trabaja. Los diferentes departamentos de la Subsede se relacionan visualmente entre sí a través de los patios internos y con el exterior por medio de las cavidades.

La planta baja del conjunto funciona como nivel de acceso para los distintos flujos del complejo, visitantes, usuarios y la logística. En él se desarrollan los espacios públicos de encuentro. En ellos hay recreación, esparcimiento, disfrute, contemplación y las conexiones con el Museo, la Biblioteca, la librería, el centro de documentación, los espacios de usos múltiples, salas multidisciplinarias y las actividades de formación, investigación y estudio.

Arquitectura, Ambiente y Tecnología.
Dentro de los criterios de sostenibilidad que incluye nuestra propuesta para la edificación, se contempla el uso de cerramientos con altas propiedades térmicas, así como la hermeticidad de aperturas, ventanas y puertas de manera de poder reducir la carga térmica del edificio. El techo incorporará con materiales de alta reflectividad y alto comportamiento isotérmico. Lo importante es mitigar el calentamiento de la cubierta que se produce por la radiación del sol.

Se incluirán sistemas para recolección de las aguas pluviales sobre las cubiertas que pueda ser utilizado como aguas grises siendo reutilizadas debidamente tratadas y purificadas, Riego de vegetación, sistema de aire acondicionado con la mayor eficiencia energética posible y equipos de aire acondicionado que utilicen refrigerantes naturales (agua helada, amoniaco) o refrigerantes que no causan efectos de calentamiento global, sensores automatizados de niveles de CO2 en las áreas de asamblea; sistemas de iluminación de bajo consume eléctrico como LEDs o luminarias eficientes fluorescentes en las áreas de trabajo; incorporación de paneles fotovoltaicos, la incorporación de sensores de ocupación para baños, pasillos y salas de reuniones, sensores meteorológicos que gradúan la intensidad de las luminarias de acuerdo con la luminosidad del sol durante el día.

.