Núcleo Mucuchíes
Mucuchíes Music School
Mucuchíes, Estado Mérida, Venezuela.
2015 - 2017

Proyecto /// Project: adjkm.
Arquitectura /// Architecture: Alejandro Méndez, Daniel Otero, Khristian Ceballos y Mawarí Núñez.
Colaboradores /// Collaborators: Silvia Caradonna, Lemond Morales, Luisana Villegas, Ainara Ricchiutti,
Aaron Pineda, Adriana Tenorio, José Bernardo Pérez, Belén Ayala y Camila Anzaloni.
Consultor Teatral /// Theatre Consultant: The Space Factory.
Consultor Acústico /// Acoustics: Kahle Acoustics.
Cliente /// Client: Fundación Orquestas Sinfónicas y Coros Juveniles e Infantiles del Páramo (El Sistema).
Fase /// Phase: Actualmente en Construcción.
Superficie /// Surface: 3000 m².

El Núcleo Mucuchíes, ubicado en el Municipio Rangel del Estado Mérida a una altitud de casi 3.000 metros sobre el nivel del mar en el pueblo de Mucuchíes, se inscribe dentro del sistema de centros de formación musical coordinados por la Fundación Musical Simón Bolívar (El Sistema) y se presenta como la sede local de las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de la localidad y la región. Cuenta con recintos de estudio y práctica musical diseñado y organizado para acomodar a las diferentes secciones que componen una orquesta sinfónica.

El Edificio se encuentra en un terreno de pendiente fuerte hacia el norte, diagonal a la Plaza Bolívar de Mucuchíes y con una vista envidiable a las montañas que encuadran y contienen el valle de Mucuchíes. El edificio se acomoda de forma paralela al lindero este de la parcela ocupando ambas esquinas, la norte y la sur, creando para esto tres terrazas que promueven un contacto con la calle y que a la vez permite organizar el programa en tres volúmenes.

Estos tres volúmenes están coronados por techados en forma de pirámide truncada, que permiten crear accesos de luz cenital para dar jerarquía y acentos a espacios de particular importancia en cada volumen. Estos techos están tratados con teja criolla color rojo ladrillo y evoca a la construcción tradicional de la localidad y a su vez, dada los movimientos asimétricos de las mismas, otorgan una interpretación contemporánea y dinámica a los volúmenes además de ser una metáfora a los movimientos de las montañas que rodean al complejo.

La fachada del edifico está concebida a modo de una composición de líneas verticales que a manera de quiebra sol crean una piel que envuelve cada volumen para darles un juego de luz y sombras apoyadas en su ritmo de aberturas que hacen alegoría a la música que dentro de sus espacios se crean. Estas aberturas buscan a su vez abrirse de forma gradual a la montaña y cerrarse a las vistas más urbanas tratando de crear un diálogo concreto entre paisaje y espacio que refuerza la identidad entre el usuario y su entorno.

Los volúmenes posan sobre un zócalo de piedra que utilizando el recurso natural local otorga asiento y fundamento a los orígenes de la localidad además de proteger de forma eficiente la base del edificio.

El Núcleo Mucuchíes cuenta con una Sala Experimental que tiene un aforo de 250 espectadores y puede recibir a 100 músicos en escena. Es una sala destinada a recibir orquestas de conformación clásica, así como de ensambles de música de cámara como también los distintos programas experimentales que desarrolla El Sistema como las orquestas de salsa, orquestas de rock sinfónico, ensambles de música venezolana y ensambles de Jazz. Esta sala está concebida para ser el lugar de reunión de la localidad siendo lo suficientemente versátil como para permitir obras de teatro, asambleas u otros eventos de pertinencia cultural y social. Su ubicación dentro del volumen de las áreas académicas le permite a su vez que su uso sea polivalente, de manera que cuando no se esté utilizando para conciertos se pueda utilizar como sala de ensayo.

La estrategia para la animación de las calles ha sido la de ubicar accesos en la esquina sur-este para el acceso principal del edificio y en las fachadas este y norte para la Sala experimental. La apertura de la fachada también refuerza el carácter de diálogo del edificio con su entorno además de la voluntad del mismo de crear un nuevo centro cívico alrededor de la actividad musical, no solo para la localidad sino para la región, un epicentro de encuentro y un lugar que genere interés turístico y de crecimiento.